tramites@eersa.com.ec Call Center (03) 2 994000

Boletines

(Chimborazo-Riobamba) Mediante la coordinación con autoridades comunitarias de la parroquia Químiag, del cantón Riobamba, la Empresa Eléctrica Riobamba S.A. (EERSA), realizó el pasado jueves 8 de abril la siembra de tres mil especies forestales nativas para conservar el medio ambiente.

La Empresa Eléctrica Riobamba S.A., como parte de sus actividades en gestión ambiental, realiza el cuidado de las microcuencas de los ríos Alao, Río Blanco y Nízag, de los cuales utiliza el caudal para la generación de energía en sus centrales hidroeléctricas Alao y Río  Blanco, en el cantón Riobamba, y Nízag, en el cantón Alausí. Para este trabajo, cuenta con seis viveros comunitarios localizados en la parroquia Pungalá, de Riobamba, en donde se producen anualmente más de cincuenta mil especies forestales nativas, para ejecutar proyectos de forestación y reforestación.

El pasado 8 de abril, funcionarios de la Unidad de Medio Ambiente de la EERSA y moradores de las comunidades Palacio San Francisco, San Pedro de Iguazo, Santa Ana, Chilcal Pucará, Cháñag San Miguel, Laguna San Martín y Puelazo, de la parroquia Químiag, sembraron tres mil especies forestales nativas, como aliso, yagual, laurel y tilo, en las orillas de la vía que conecta al centro parroquial con Cháñag, que comprende una distancia de cuatro kilómetros.

Evangelina Guacho, habitante de la comunidad San Pedro de Iguazo, mencionó que esta actividad beneficia a diez sectores de la parroquia, además, que las plantas que fueron sembradas servirán como linderos entre los caminos comunitarios y los terrenos. “Estas plantas son nativas, no perjudican los terrenos, como el pino que absorbe mucha agua. Nosotros, como compromiso, concientizamos a cada propietario para que cuiden las plantitas”, aseguró.

Paul Burbano, supervisor de la Unidad de Medio Ambiente de la EERSA, explicó que el principal propósito de la siembra comunitaria con plantaciones nativas es la conservación de recursos naturales, especialmente el agua y suelo. De estas especies, “sus hojas y sus tallos sirven para que se incorporen al suelo como materia orgánica, también sirven para fijar el nitrógeno, que tiene la atmósfera, con el suelo, para mejorar sus condiciones nutritivas; y lo principal, no compiten con ningún otro cultivo y promueven a que la humedad se mantenga en el suelo”, manifestó.

Entre otras actividades de Responsabilidad Social, enfocadas al cuidado ambiental, la EERSA gestiona adecuadamente sus residuos reciclables a través de un convenio establecido con la Asociación de Recicladores Manos que Limpian de Riobamba, realiza el manejo adecuado de los residuos industriales que genera durante sus actividades institucionales, redujo el uso de papel en sus centros de trabajo y en los trámites para atención de servicios, impulsa el uso eficiente de los recursos, entre otras acciones.