tramites@eersa.com.ec Call Center (03) 2 994000

Boletines

La Empresa Eléctrica Riobamba S.A. (EERSA), comprometida con la comunidad chimboracense y el planeta, organizó la Siembratón 2022, al conmemorarse cada 5 de junio el Día Mundial del Medio Ambiente.

Patricio Lalama, gerente de la institución eléctrica, agradeció la presencia de todas las personas y organismos que aceptaron ser parte de esta iniciativa de la EERSA, como fue el caso de los municipios de Riobamba y Guano, Ministerio de Ambiente, Escuela Superior Politécnica de Chimborazo, entre otras más, para sembrar cerca de 4.000 plantas nativas a lo largo de la quebrada de Las Abras.

“Este día tiene su característica especial, porque la EERSA ha salido de su ámbito natural de trabajo, para proteger las cuencas hídricas que alimentan a los afluentes de las centrales hidroeléctricas y ha dado un paso adicional: tomar conciencia y pedir el apoyo de otras instituciones, para ser parte de la responsabilidad social de nuestra provincia”, indicó el directivo.

El gerente de la entidad eléctrica recordó que la “Siembratón 2022” también es parte del proyecto organizado por la Pontificia Universidad Católica del Ecuador (PUCE) denominado “Un millón de árboles para el Ecuador”, que prevé que hasta el 2024, año en que llega el papa Francisco al país, se pueda plantar un millón de árboles en todo el territorio ecuatoriano y así difundir su mensaje de cuidado de la “Casa Común”, mencionado en su encíclica ‘Laudato Si’ (Alabado Seas).

Andrés Beltrán, director de Ingeniería Ambiental de la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo (Espoch), aplaudió esta actividad e hizo un llamado de conciencia para que se dé mayor importancia a la protección del medio ambiente, porque desde que se firmó hace 30 años la “Cumbre de Río”, no se han cumplido los compromisos de sostenibilidad y sustentabilidad por parte de los países firmantes, entre ellos Ecuador.

Andrés Moyano, representante del proyecto ambiental de la PUCE, recordó que cada año en el Ecuador se talan 94.000 hectáreas de bosque, lo que genera un impacto negativo no solo en los ecosistemas del país, sino del mundo, de ahí parte la importancia de llevar a cabo este tipo de actividades y así dar un respiro al planeta.

Tras el acto protocolario, cientos de estudiantes, profesores, funcionarios públicos y la comunidad en general, con sus propias manos sembraron miles de plantas a lo largo de la quebrada de Las Abras. Sin embargo, el proyecto no termina ahí. Personal de la Unidad de Medio Ambiente de la EERSA dará el respectivo seguimiento con el objetivo de preservar las zonas húmedas y delimitar las franjas de protección de la quebrada de Las Abras.